Servicios

Nos centramos en dos líneas de trabajo:

Pausoka Podología en Tolosa, quiropodia tratamiento de pies y uñas

Quiropodia

Tratamientos del piel y uñas

Tratamos la hiperqueratosis (dureza cutánea), los helomas (callos), la micosis (hongos), los papilomas (verrugas), las uñas encarnadas o clavadas en los dedos, el exceso de sudor, las alteraciones de los pies diabéticos y otras patologías. También hacemos evaluaciones del nivel de hidratación.

Pausoka Podología en Tolosa, máquina Podoactiva de estudio biomecánico y plantillas

Estudio biomecánico

Análisis del comportamiento del pie

Realizamos estudios de pisada o marcha, y valoraciones del pie para diagnosticar posibles lesiones o malformaciones: pies curvados y planos, fascitis, metatarsalgia, talalgias, juanetes… Aplicamos la tecnología necesaria para ello: escáner 3D, plataforma de presión, rodaje… Si se diera la necesidad, aplicamos el tratamiento personalizado de plantillas y realizamos un seguimiento exhaustivo.

Pausoka Podología en Tolosa, podología infantil

Tratamiento personalizado para todas las edades

La edad, el peso, las posturas, la actividad… Todo influye en la salud del pie. Por ello, aplicamos diferentes tratamientos personalizados en función de las características de cada paciente: podología para niños y niñas, deportistas y atletas, personas adultas, y podología geriátrica para personas de la tercera edad.

Pausoka Podología en Tolosa, interior consulta

Pausoka: Más de 16 años de experiencia a nuestros pies

Recién terminados los estudios creamos el Centro de Podología Pausoka, en Tolosa. Siempre hemos promovido la formación continua y la aplicación de las nuevas tecnologías. Somos el centro concertado de Podoactiva, referente en el sector, y utilizamos la tecnología, materiales y técnicas creadas por esta firma.

¿POR QUÉ VAMOS AL PODÓLOGO SÓLO CUANDO TENEMOS DOLOR?

Hasta ahora no hemos dado a los pies tanta importancia como deberían; sólo cuando hemos sentido dolor. Pero tan importante es tratar las lesiones, como la prevención, ya que los pies son la base del cuerpo.

 

Por ello, y para evitar futuros dolores, recomendamos conocer el estado y el comportamiento de los pies. El tratamiento correspondiente sólo se aplica cuando se detectan anomalías en dicho estudio.

Equipo

Pausoka Podologia Tolosa, Arantxa Lizarralde Gorostegi

Arantxa Lizarralde Gorostegi

Podóloga

Col. num. 144

Pausoka Podologia Tolosa, Nerea Ibañez de Gauna Alberdi

Nerea Ibañez de Gauna Alberdi

Podóloga y enfermera

Col. num. 210

Pausoka Podología en Tolosa, podología infantil

Oroitz Altuna ZUBELDIA

Podóloga

Col. num. 146

RECOMENDACIONES

¿Cómo cuidar los pies de un bebé que aún no sabe andar?

A los niños y las niñas preandantes no se les debe calzar, salvo en la época en que hace frío. En este caso, hay que vestir calzado que permita un total movimiento libre de los pies.

La sensibilidad de los pies de los y las recién nacidas es más importante que la de las manos, en los primeros ocho-nueve meses, ya que está relacionada con el desarrollo neurológico y el tacto. Si se pone calzado, pueden perder esa información o percepción.

¿En qué fijarse en la etapa de gateo?

Al caminar a cuatro patas, se unen los hemisferios cerebrales y se abren los canales de información imprescindibles para desarrollar las funciones cognitivas: los patrones cruzados. Son funciones neurológicas que permiten mover el cuerpo manteniendo el equilibrio. A partir de ahí los músculos comienzan a fortalecerse y se empieza a enfocar un mismo punto con los ojos.

 

Si en casa, en una zona segura, empieza a gatear sin calzarse, no hay ningún problema. Y no, no se enfriará por hacerlo. Para caminar fuera de casa es conveniente colocar calzado holgado y ancho de tal forma que no apriete, y que a ser posible tenga la punta reforzada. En absoluto hay que apretar para meter calzado; el pie debe entrar sin forzar.

El 20% de los niños y las niñas, sin embargo, empieza a caminar directamente. Es normal, y hay que dejar que siga ese proceso natural sin alarmarse.

Recomendaciones para cuando empiezan a caminar.

El calzado es más importante desde el momento en que se dan los primeros pasos, es decir, en la época de deambulación. Se necesitan calzados flexibles, dejando de lado calzados de suelo rígido que no se puedan flexionar con una sola mano. Sobre todo al principio, es recomendable la colocación de zapatillas ligeras.
Conviene reforzar el talón y los bordes, pero dejando el tobillo siempre libre para no condicionar el movimiento. Hay que dejar que desarrollen su marcha: cada cual desgastará la suela de forma diferente. También es conveniente que la horma del zapato sea ancha y transpirable, preferiblemente de cuero.

Factores a tener en cuenta en la época de crecimiento.

El pie de una persona joven crece rápido, y controlar ese crecimiento es importante. A medida que el pie va creciendo, conviene cambiar el calzado. A estas edades son muy flexibles y son capaces de andar con los dedos totalmente apretados, sin llegar a sentir dolor.

A medida que van creciendo, el pie va cambiando, igual que su horma. Al principio tiene una pierna ancha, ya que la almohadilla de grasa alrededor del arco del pie condiciona la existencia de un pie plano. A medida que se va desarrollando, la planta es menos ancha, y a los 4-5 años la mayoría de los niños y niñas tienen el arco de los pies bien definido.

Claves para evitar problemas en los pies en la adolescencia

En la adolescencia, en una época de crecimiento constante, hay que seguir controlando la idoneidad del tamaño del calzado, ya que el tamaño aumenta.

El nivel de sudoración también es más elevado en la pubertad, sobre todo en las piernas y las axilas. La higiene también es importante: utilizar jabones adecuados, secar bien los pies y tomar precauciones si el nivel de sudor es muy alto. Esto es importante para evitar papilomas, hongos, uñas encarnadas o queratolisis. Hay que ayudar a detectar estos problemas para que no se vuelvan crónicos.

Además, es recomendable el uso de calcetines elaborados con materiales naturales, así como la ventilación diaria del calzado.

¿Por qué es importante la podología para cualquier persona deportista?

Todo movimiento corporal comienza desde el pie; siendo el primer enlace de la cadena cinética, es el apartado que más sufre durante la práctica deportiva, sobre todo en el caso de quienes corren o saltan.

La mala colocación de los pies en el suelo provoca la mayor parte de las lesiones del aparato locomotor: tobillos, rodillas, cadera y columna vertebral. Si hay alteraciones en la estructura del pie o en la alineación pueden surgir problemas musculares o articulares: reparto desigual de cargas en los pies, mala amortiguación o absorción de impactos…

La podología deportiva, además de ayudar a mejorar el rendimiento, sirve para evitar lesiones. El trabajo de podología consistirá en equilibrar los puntos de presión para evitar el desgaste excesivo de ligamentos, músculos, tendones y articulaciones.

¿Cómo es un tratamiento de plantillas?


Las plantillas únicamente se aplican cuando son totalmente necesarias, ya que en todos los casos no es la solución más adecuada, aunque se considere lo contrario.


Para saber si es necesario o no, se realiza una profunda exploración biomecánica: se filma sobre la cinta para analizar la marcha (incluso corriendo si el o la paciente es deportista), después se analizan los puntos de presión con la plataforma de presión, con los pies en forma estática y dinámica.


El escáner 3D de Podoactiva nos permite hacer moldes de la misma forma que el pie. De hecho, se imprimen en el centro de ingeniería Podoactiva, siguiendo las exigencias de diseño y material que hemos dado desde Pausoka.

Pero tan importante como poner las plantillas es el seguimiento posterior, y ahí también ponemos el foco. Para ello, programamos más sesiones de seguimiento, dependiendo del grado de la lesión, para analizar si el pie se está adaptando bien o si la lesión está mejorando. Si se observan más problemas, se introducen cambios en el tratamiento hasta obtener el resultado adecuado.

Se programan al menos tres sesiones anuales para analizar la evolución de cada paciente y realizar un control de calidad. Todos nuestros tratamientos tienen una garantía de un año, incluyendo cambios y repeticiones de posibles tratamientos.

¿Qué es una exploración biomecánica?

Se trata de un análisis del comportamiento del pie a la hora de caminar o correr. Consta de las siguientes fases:

  • Exploración en camilla: análisis de los movimientos musculares y articulares del tobillo, las rodillas y la cadera.
  • Test biomecánico en bipedestación: se estudia la elasticidad, el estado muscular, o la activación de conjuntos musculares.
  • Estudio estático de la huella plantar: análisis de puntos de alta presión y centros de gravedad.
  • Prueba de estabilidad: estabilometría, valoración del equilibrio del paciente utilizando plataformas de presión.
  • Análisis de la huella plantar dinámica utilizando plataformas de presión: es el análisis del movimiento del pie para detectar puntos de máxima presión, desplazamientos de centros de presión, rotaciones.
  • Filmación de la carrera
¿Qué es la tecnología Podoactiva y que permite?

Si tras un estudio biomecánico se considera necesario colocar plantillas, se utiliza el sistema de alta precisión 3D Scan Podoactiva para obtener el molde virtual del pie, con el pie en posición óptima, corrigiendo los posibles desequilibrios detectados en el estudio.

Una vez obtenida la imagen virtual, se envía al servicio de ingeniería de Podoactiva. Después de diseñar la plantilla, se realiza con robots que ofrecen una precisión de 0.01 mm, mediante un proceso mecánico personalizado a ambos lados. Para conseguir el mejor resultado, se cuida la geometría y el espesor de cada punto.

¿Cómo tratar pies diabéticos?

Los pies diabéticos se producen cuando el nivel de glucosa en sangre es inadecuado. Esto puede crear neuropatías o la pérdida de sensibilidad en el pie, que pueden hacer más difícil la detección de signos de alarma: presión del calzado, desgarros, helomas, fisuras… Si no se detecta dolor, no se toman medidas a tiempo. Por ello, la mejor prevención es realizar un examen de los pies. Por otro lado, disminuye la circulación sanguínea (isquemia). Por ello, las heridas se complican, ya que no llega la cantidad de sangre suficiente para curarse adecuadamente. Estas neuropatías e isquemias pueden producir úlceras en el pie.

¿Como tratar helomas o callos?

Son uno de los principales motivos para acudir a la consulta. Se trata de hiperqueratosis localizada, es decir, lesiones con mayor profundidad que las durezas de la piel. Son dolorosas, carecen de raíces y casi siempre se producen en puntos de presión: por la forma de caminar, por el calzado, anormalidades de forma ósea…

La principal clave del tratamiento es la detección de los puntos de hiperpresión. Por ello, el primer paso es aplicar la quiropodia y eliminar el heloma para disminuir la presión. Se aplican plantillas u ortesis de silicona y se proponen cambios de calzado, de tal forma que se evita o se retrasa la reaparición de más helomas.

 

¿Qué afecciones puede provocar el tabaco?

Las lesiones más frecuentes son los helomas nicotínicos, es decir, los callos inferiores que se producen como consecuencia del tabaco. Fumar endurece las arterias y disminuye el flujo sanguíneo. La sangre es más gruesa, por lo que la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos es menor. La baja circulación hace que los pies tengan dificultades para eliminar las infecciones. Necesitan más tiempo para curarse, la piel se deshidrata, y se multiplican las posibilidades de aparición de los callos o helomas plantares. Dejar de fumar puede evitar este tipo de problemas.

CONTACTO

Mapa dónde está Pausoka Podología Tolosa

LUNES – JUEVES
9:30 – 19:00

VIERNES
9:30 – 16:00


BARRIO IURRE, 10, BAJO.

20400, TOLOSA, GIPUZKOA


943 117 801 WWW.PAUSOKAPODOLOGIA.COM